Archivos de la categoría huayra

Primeras impresiones sobre GNU/Linux Huayra

Por Alexis Fernando Sánchez
Docente – Integrante del Equipo Técnico Regional
de la Dirección de Formación Contínua . DGCyE
Integrante de la Asociación Civil Seamos Libres
Conocimiento/Tecnología/Sociedad

La herramienta y algo más: 

La noticia de una distribución GNU/Linux propia del Programa Conectar Igualdad (PCI), como sistema operativo (SO) por default para las netbooks que se entregarán a partir de 2013 me “cayó bien” de entrada, y luego de un análisis respecto a su desempeño como herramienta educativa, mucho mejor. Paso a explicar porqué.
El estado se involucra directamente
En 2010 tuve la oportunidad de conocer en Venezuela -entre otros referentes- a Carlos Parra, líder del proyecto Canaima (distribución GNU/Linux promovida por el Estado venezolano), y me parecieron riquísimas las discusiones que se daban en torno a las tensiones entre el Estado -y sus necesidades político/coyunturales- y las visiones de la comunidad del Software Libre venezolana.
En el mismo evento, Richard Stallman criticó la falta de pureza “libre” de la distribución venezolana (Canaima incluía algunos paquetes binarios no-libres), pero Parra no entró en la polémica y simplemente comprendió la crítica. Sin embargo luego, en las charlas más reducidas -entre “raspaditos” y distensión- el debate se volvía más intenso y terrenal, se hablaba de estrategias, tiempos, necesidades y procesos graduales. Esto pasaba porque era el Estado el que tenía que dar respuestas, y era también el responsable de las políticas, en definitiva quien marcaría el camino. Me fascinó el nivel de discusión que se planteaba, en particular destaco hoy -y ya pasado algun tiempo- las intervenciones y pequeñas charlas con Octavio Rossell (uno de los líderes de la FSFLA) y Kenny Ossa (ahora titular de la recientemente inaugurada Academias SL de Venezuela), cuando dejaban entrever los esfuerzos para enlazar lo comunitario y lo público.
En Argentina, las primeras repercusiones respecto a la creación de Huayra en foros y listas de discusión cuestionaron lo innecesario de crear una nueva distribución cuando el país ya contaba con buenas opciones (Lihuen, Ututo y Tuquito son tres potentes y prestigiosas distribuciones nacionales). Sin embargo haber elegido alguna distribución ya existente hubiese puesto la responsabilidad de su “construcción” en equipos autónomos de alguna de las universidades que hoy son referentes de esos sistemas. No sería el Estado quién directamente recibiera las críticas y administrara las tensiones. Parece un punto menor, pero a mi juicio, es fundamental para una construcción de estrategia tecnológica y política con aportes sociales y comunitarios.
La identidad
Cuando Marshall McLuhan acuñó su famosa frase “el medio es el mensaje” o su menos famosa “formamos nuestras herramientas y luego éstas nos forman”, no imaginaba que el medio de mayor crecimiento, la PC (en términos de densidad física y lógica -aparatos y contenidos-) sería customizable.¡Cuánto mayor sentido práctico tienen hoy sus palabras!
La interactividad sumó una dimensión casi fortuita, a medida que la globalización avanzó sobre el terreno de los imaginarios culturales locales, aumentó la necesidad de encontrar patrones de identidad que nos permitieran decir “quien soy yo en el mundo”. De este modo comenzaron a surgir aplicaciones para personalizar la forma en que veíamos nuestro medio, como una tibia resistencia a tanto agobio de estímulo global.
Huayra, desde el nombre hasta en su estética, va por el camino de dotar de “identidades” al sistema posibilitando la adopción de diversos estilos gráficos para los temas y fondos de escritorio. Esto no es novedoso en una distribución GNU/Linux, pero es bueno comprobar una buena cuota de esfuerzo en ese terreno. Así, la apropiación de la herramienta será más personal e identitaria.
Aunque aún le falta algún grado de terminación en la “corporatividad gráfica” de íconos y algunos otros detalles menores, se nota una gran labor en el desarrollo visual.
La herramienta
La importancia del Software Libre en la Educación es algo que ya he tratado en otras ocasiones y no será en esta oportunidad el tema principal, pero si debe entenderse como fondo o contexto de este artículo. Si bien esto no pretende ser un análisis “a fondo” de la distribución Huayra, si es una revisión de algunas características que adrede busqué en una distribución que pretende “instalarse en entornos educativos”.
La interfaz general. Primer gran acierto, la integración de Gnome Shell (la interfaz de usuario básica de GNOME 3) junto al lanzador de aplicaciones AxeMenu, un potente “menú de inicio” absolutamente customizable, que mejora la usabilidad para migrantes de entornos privativos como Windows. Es un gran punto a favor en la lucha contra la “inercia cultural” en el uso de herramientas informáticas.
Selección de paquetes de software (programas). En este punto Huayra es sobresaliente, ya que al tratarse de una distribución con orientación educativa uno imagina (como sucede con otras dirigidas a este segmento) que el desempeño general podría ser insuficiente en otros ámbitos de trabajo y de la vida cotidiana.
Gratamente, nos encontramos frente a un sistema con un balance de herramientas muy interesante que lo convierten en una opción más que tentadora para quienes ya utilizan alguna “distro” GNU/Linux, y mejora por mucho el sistema operativo libre que hasta ahora traían las nets del Programa Conectar Igualdad.
Este último ítem no es menor, ya que en el esquema 1 a 1 del PCI la concepción fundacional es el uso de las computadoras más allá de las fronteras de la escuela, ampliando y flexibilizando los tiempos de “enseñanza/aprendizaje” (continuidad extraescolar), visibilizando saberes y, por sobre todas las cosas, resignificando la relación del estudiante con el conocimiento. Huayra ofrece una serie de herramientas libres orientadas a la creatividad y al desempeño “autoral” de los usuarios, y es entonces, un buen aliado para la generación de ámbitos de trabajo colaborativo y de experiencias enriquecedoras.
Paradójicamente, una buena distribución GNU/Linux para Conectar Igualdad no debería ser una “distribución educativa”, sino un entorno abierto y flexible para la creatividad y el trabajo en entornos escolares y familiares, y que además, represente para el estudiante una “solución personal” para sus experiencias vitales. En esa dirección, parece caminar Huayra.
A continuación, y para cerrar, quiero compartir una lista con parte del software que ya trae Huayra (al menos en la versión Alpha que analicé):
Programas Educativos
Celestia (Astronomía/Mapa estelar)
Dr. Geo (Geometría)
GeoGebra (Matemáticas)
Suite Educativa Gcompris (Juegos educativos)
TuxPaint (Para pintar / Símil Paint pero con mayor versatilidad)
Paquetes y herramientas Jclick (potente suite de desarrollo de actividades educativas)
Etoys (Juegos Educativos)
Gráfica (resumen)
En ese segmento se destaca la excelente y eficiente selección de paquetes
Blender (Diseño y animación 3D / Creación de videojuegos)
Inkscape (Diseño vectorial, alternativa libre a Corel o Ilustrator, pero con mayor potencial hacia los medios electrónicos y una serie de plugins maravillosos)
GIMP (Excelente editor fotográfico, alternativa libre a Photoshop)
Scribus (Editor de Gráfica editorial para realizar folletos, revistas, diarios, etc.)
DIA (Programa para dibujar diagramas estructurales y de Flujo)
SimpleScan (para escanear lo que quieras desde cualquier dispositivo)
GscanPDF (convierte escaneos a PDF)
ImageJ (Procesamiento científico de imágenes de laboratorio
-podría estar en otra categoría-)
LRFViewer (Visor de libros electrónicos)
Shotwell (visor de imágenes, entre otros visores de documentos)
Internet
Thunderbird (Cliente de correo, la opción libre a Outlook)
Firefox (El navegador libre más reconocido)
Pidgin (Cliente de mensajería, multi-protocolo con soporte para Facebook, MSN, Yahoo y Google entre otros)
Transmission (Bittorrent)
Oficina
Suite Libre Office
Base – Gestor de Bases de Datos e Informes
Calc – Hojas de cálculo (símil Excell)
Draw – Gráficos vectoriales para oficina y folletos
Impress – Generación de Presentaciones (símil Power Point)
Math – Software matemático
Writer – Procesador de texto (símil y compatible con Word)
Calibre – Gestor y lector de publicaciones electrónicas
FreeMind – Mapas conceptuales (podría ser considerado soft educativo también)
Babiloo – Manager de diccionarios abiertos
Visor de documentos PDF
Programación
Bluefish – Editor de código con soporte para HTML, CSS, PHP, C, entre otros
Gambas 3 – Entorno de programación visual (símil Visual Basic)
Ipython – Editor de lenguaje Python
Juegos
FreeCiv – Juego de estrategia tipo Age of Empires
Sonido y Video
Arista Transcoder – Potente transcodificador de formatos de audio y video
Audacity – El ya famoso editor de sonido multipista
Brasero – Grabador de CDs y DVDs
Cheese – Manipulador de Webcam para grabar video y fotos con efectos
Clementine – Reproductor de música y gestor de archivos musicales
OpenShot Video – Editor de video multipista
VLC – Reproductor multimedia
RecordMyDesktop – Software para grabar video del escritorio (Screencast)
Lógicamente, y más allá de que este texto reúne y representa lo más importante de lo que ya trae “preinstalado”, el usuario final de Huayra podrá bajar cualquiera de los más de 25.000 paquetes de software disponibles para Debian, distribución en la que se basa.
  

Huayra

HUAYRA”, voz quechua que significa viento, el mismo viento que busca despejar las nubes que nos dejaran ver el sol del futuro.

Finalmente y en una decisión política trascendental Conectar Igualdad propondrá a Huayra (una versión GNU/Linux Nacional) como sistema operativo por defecto en el booteo de las Nets. ¡Bienvenida Huayra!

En el enlace podrán acceder a la nota completa del Diario Página 12 “Un Booteo para romper con la Inercia