Cómo aprender – Desarrollo, uso y aplicación de PLEs en el aula PARTE 1





Vamos a proponer estas ideas en tres partes , la propuesta es sencilla, aprender a desarrollar el PLE (ambiente de aprendizaje personal en inglés) en el aula , dentro de un contexto de trabajo concreto, generando una metáfora que sirva como modelo para futuros PLEs que cada pibe necesite armar. Lo importante claro son los criterios y no los resultados ni las herramientas que usamos hoy, estas últimas obviamente son bien marginales. Ver nuestra visión sobre las herramientas en Del popurrí de herramientas al PLE hay un largo Trecho

Se va la primera…
Cristobal Cobo y John Moravec hablan de aprendizaje invisible (en su libro “Aprendizaje Invisible“), centrado en cómo se aprende y no en el contenido. En un espacio constituido no sólo por el aprendizaje formal, sino fundamentalmente por el aprendizaje informal, donde aquello que tiene relevancia para cada uno de nosotros toma otro sentido y parte de verdaderas necesidades e intereses, se hacen presentes la  focalización y la atención , es aquí donde hacemos un esfuerzo invisible para entender un determinado tema.
Ilona Buchem nos habla de la “teoría psicológica de la propiedad”por Pierce et al. (2001, 2003, 2004),y las implicancias en el desarrollo de un PLE (Ambiente Personal de Aprendizaje en inglés). Esta teoría se aplica a la exploración del papel de la propiedad psicológica en las organizaciones. Una serie de estudios llevados adelante  para estudiar cómo la sensación de ser “propietario” de una organización se transmitió en las actitudes de trabajo, el desempeño laboral y la ciudadanía de la organización. Una serie de estudios mostraron que los empleados que se sienten dueños de la organización tienden a estar más satisfechos con sus puestos de trabajo, se sienten responsables de lo que está sucediendo en la organización y en el cuidado de consecuencias para la organización, ya que se convierte en parte de su propia identidad.
Los resultados muestran que, si bien es el control de los aspectos intangibles de un ambiente de aprendizaje (por ejemplo: ser capaz de determinar el tema o los derechos de acceso) , tiene un impacto mucho mayor en el sentimiento de propiedad de un ambiente de aprendizaje, que el control percibido de los aspectos tangibles (por ejemplo: como ser capaz de elegir la tecnología). Otro resultado interesante fue ver que la propiedad psicológica es un indicador muy bueno de la calidad del aprendizaje en términos de compromiso,   tiempo invertido en aprender algo, la creatividad, la orientación hacia los intereses y la autodirección. ¿les suena esto cuando vemos a un pibe aprender a jugar un juego on-line y resover decenas de problemas hasta superarlo?
Este primer estudio parece confirmar la hipótesis que el sentimiento de propiedad de un ambiente de aprendizaje es significativo para el aprendizaje y uno de los aspectos clave de los entornos personales de aprendizaje.
Esta información es altamente relevante, esto habla de las razones que nutren e impulsan el aprendizaje informal extraescolar que tanto está determinando una nueva forma de aprender y que releva del rol a la escuela como lugar único donde se encuentra el conocimiento.
Dolors Reig sostiene que: “es absurdo no aprovechar lo que hacen de manera espontánea los nativos digitales cuando llegan a sus casas”.. .Y en este mismo sentido Elena Benito Ruiz se pregunta por innovación y educación: ¿es innovación pensar en tecnología o en la forma en la que enseñamos? , dicho de otro modo las dinámicas a las que involucramos día a día a los pibes en el aula para que aprendan ¿son las que ellos esperan y están acostumbrados?
Si tenemos presente la pregunta que se formula Dolors Reig , no.  Y deberíamos pensar en todo esto para proponer nuevos caminos a recorrer a la hora de planificar estrategias para que los alumnos se sientan interesados por tantas de nuestras ofertas escolares. En este sentido vamos a pensar en este artículo en cómo proponer un ambiente de aprendizaje personal , contextualizado con una actividad particular.
Roger Schank nos habla de fomentar la capacidad de diagnosticar problemas en el aula como estrategia que potencie un aprendizaje significativo en el epílogo del libro Aprendizaje Invisible de Cobo y Moravec , una técnica que nos lleva directamente a definir experiencias tangibles. A través de ellas podremos definir junto a los pibes: ¿dónde aprender? , ¿de quien aprender y cómo entrar en diálogo con la información y el conocimiento? ,  ¿cómo organizar la información? ¿cómo filtrarla? , luego ¿cómo podemos reprocesarla para socializarla? ¿qué medios utilizar?. 

…parece tan complejo… 

Ezequiel Layana
  

Las escuelas hacen Periodismo

Fuente: Conectar Igualdad.


En el marco del MóduloPeriodismo 1 a 1 de Escuelas de Innovación, cerca de 60 escuelas se encuentran trabajando en sus periódicos digitales escolares. Algunas de ellas continúan publicando noticias desde el año pasado, y otras están preparando la primera edición de su periódico.
Periodismo 1 a 1, el Módulo de capacitación en servicio del área de Lengua y Comunicación de Escuelas de Innovación está recorriendo las escuelas con la propuesta del periodismo escolar como proyecto colaborativo institucional y transdisciplinar, utilizando las netbooks en clave de producción. Desde esta propuesta, son varias las escuelas que en lo que va del año ya publicaron nuevas ediciones de su periódico, iniciado en 2011, lo que evidencia que el periódico es asumido por las escuelas con un compromiso de continuidad. Es el caso, por ejemplo de la ESB Nº 1 de Benavídez, provincia de Buenos Aires, que ya publicó la edición  Nº 4 de su periódico Aquí, allá y un poco más. Esta escuela está ahora recibiendo formación en torno al trabajo con la radio escolar y con el formato audiovisual, para enriquecer sus próximas ediciones con material multimedia.  También la ES Nº 27 de Troncos del Talar publicó su segunda edición al cabo de una de las capacitaciones de este año, como fruto del trabajo en equipo de los docentes que decidieron continuar con la publicación, La 27 online. Por su parte, La Voz del Nacio, el periódico escolar de la EES Nº 11 (ex Nacional) de Adrogué, lanzó su edición 2012 con una novedad: el grupo de editores que la lleva adelante se autodenominó “Movendi”, y nos lo explica en su periódico.
En cuanto a las escuelas nuevas, la propuesta de hacer periodismo escolar va provocando mucho interés en los docentes, y hasta en los alumnos.  En la ESB Nº 58 de Ciudad Evita, por ejemplo, un grupo muy entusiasta de docentes ya recibió tres capacitaciones de Periodismo 1 a 1, en las cuales pudieron incorporar imágenes a sus artículos, y se encuentran trabajando para que luego del receso invernal su escuela pueda tener su propio periódico en la web. En el caso de la EES Nº 4 (ex ESB Nº 1) de Roque Pérez, durante el encuentro participó un nutrido y multidisciplinar grupo de docentes, incluyendo preceptoras y hasta la misma directora de la institución, lo cual augura un carácter verdaderamente institucional del proyecto. Finalmente, en la EES Nº 3 de Benito Juárez, durante el último encuentro de Periodismo 1a1, y dada la proximidad del 9 de julio,  en la clase estuvo presente también un grupo de alumnos, quienes junto a sus profesores realizaron producciones multimediales utilizando sus netbooks a partir de dos palabras: “Independencia” y “Libertad”, con el objeto de publicarla luego en su periódico.
Po último, Periodismo 1 a 1 continúa su trabajo en las redes sociales, ya que los capacitadores que forman parte del módulo publican en Twitter utilizando el hashtag #periodismo1a1. Además, crearon el grupo de Facebook Periodismo 1 a 1 Escuelas de Innovación, en el cual intercambian experiencias, anécdotas, fotos e impresiones junto con los docentes que forman parte de esta experiencia de publicación colaborativa en la web.
  

Chicos conectados desde la Quebrada

Son adolescentes de la escuela con orientación agropecuaria de Los Hornillos, en Tilcara. Las netbooks los ayudan a trabajar en la escuela y en sus casas. Los vinculan con el mundo y los estimulan a terminar sus estudios.
Fuente: Diario Página 12

Desde Tilcara
Elías se levanta temprano y camina tres kilómetros hasta el río. Todos los días vuelve a su casa, en los cerros de la Quebrada jujeña, con un balde cargado de agua para riego de verduras. Vive con su familia en una finca pequeña donde tampoco llega la electricidad. Semana de por medio, de lunes a viernes, se va en colectivo a la escuela de alternancia donde come, duerme y estudia el cuarto año de la secundaria. En abril, sus docentes le entregaron la netbook del Plan Conectar Igualdad, su primera computadora, que sueña con quedarse cuando termine los estudios. “La batería dura cuatro horas, la cargo antes de irme y me apuro a hacer la tarea”, cuenta durante uno de los recreos. Como él, muchos de sus compañeros –la institución tiene 160 estudiantes– aprovechan la modalidad porque les asegura el plato de comida los días en que no trabajan. La computadora, dicen, los incentiva a recibirse y los abre al mundo.
Acaba de sonar la campana. Desde el kilómetro 1764 de la Ruta Nacional Nº 9 se pueden ver los chicos que salen del edificio amarillo de la Escuela de Alternancia Nº 4, un bachillerato con orientación agropecuaria. Se encuentra en el Paraje Hornillos del departamento de Tilcara, a unos 80 kilómetros de San Salvador de Jujuy, encajada en medio de los colores de la Quebrada de Humahuaca, Patrimonio de la Humanidad. Elías Sajana se sentó al sol con sus amigos. A lo lejos se ven unas gallinas que picotean el suelo y a Luisa Inés, la llama del colegio y último tema de investigación que los alumnos del cuarto año googlearon en sus netbooks.
“Primero la computadora no me gustaba, sentía que iba a meter mano y arruinaría todo, no la entendía”, recuerda uno de los compañeros de curso de Elías, Ezequiel Salas, de 19 años, que vive en el pueblo de Tilcara, ubicado a 5 kilómetros de la escuela. A Franco Velázquez (16) le cuesta utilizarla todavía. Vive a 10 kilómetros de la escuela, en Yacoraite, Huacalera, donde trabaja en una quinta familiar. “Nunca habíamos usado Internet así, en el aula. Está bueno porque usamos la señal satelital para conectarnos y encontramos la información que nos piden sobre la llama o las enfermedades más comunes, pero a veces no sabemos si es falsa y nos vamos igual a la biblioteca. Después podemos hacer presentaciones en power point, usamos el Seman Tool o el Cronos para hacer una línea de tiempo. Yo quiero seguir estudiando cuando termine el colegio y creo que la netbook me podría ayudar.”
“El 90 por ciento de los estudiantes de la Escuela de Alternancia Nº 4 son de familias de escasos recursos, que vienen de parajes rurales, muy alejados en la zona de la Quebrada. Hay chicos de Yavi, a 200 kilómetros de la escuela”, en la frontera con Bolivia, explica Rafael Santillán –nada que ver con El Perro–, que dirige hace siete años la escuela. “A diferencia de un chico de ciudad, la mayoría hizo la primaria en escuelas rurales plurigrados muy chiquitas, donde un docente atiende a 40 chicos de primero a séptimo grado en la misma aula y cuesta nivelarlos. En este tipo de sistemas escolares nos conocemos mucho porque convivimos con el chico y conocemos sus casas, porque vamos a las casas a conocer a las familias. Suelen ser chicos muy callados, tímidos, a los que les cuesta participar. Y las netbooks les abren posibilidades que no soñaban.”
Según Daniel Maidana, administrador de redes de la escuela, sólo el 15 por ciento del alumnado tenía computadora de escritorio. “Antes, los chicos trabajaban en la sala de informática que tenemos hace seis años, pero ahora se trabaja en todas las materias, por lo que los docentes también tuvieron que ser capacitados. La primera capacitación se hizo acá y después se hicieron en forma virtual, según las áreas curriculares. A diferencia de las escuelas tradicionales, los docentes no tienen posibilidad de estar en contacto con los chicos durante la semana porque la conectividad en sus casas es muy baja. La netbook les sirve para todo, a veces los ves en un recreo que están sacándose fotos o filmando, actividades que en otros estratos sociales los chicos podrían hacer con un celular.”
Los chicos regresan al aula. Del salón de cuarto, pizarrón de tiza y espacio para unos veinte alumnos, suena una cumbia. A Ezequiel lo que más le gusta de su netbook es que puede escuchar la música que él quiere. “Cuando hay algún lugar con Internet, descargo cumbia o folklore y después puedo llevarla a mi casa. Antes no podía.” Sentado en la segunda fila de pupitres, pide a Página/12 que le envíe la nota por mail. Se hizo su primera cuenta de correo electrónico hace poco más de un mes, pero no tiene con quién utilizarla, “salvo con los compañeros de banco. Es que no conocemos muchas personas que lo usen”.
El director Santillán constató que el programa “es una herramienta de inclusión muy fuerte”. “El cuarto y quinto año mejoraron. Cuando les explicamos que si terminan quinto la netbook es de ellos, la enseñanza se movilizó mucho. Nueve de cada diez familias no pueden comprarle esa tecnología. Entonces, ellos la cuidan porque es una herramienta de trabajo en casa, en el aula y para el futuro. El problema es que en sus hogares muchos no tienen energía eléctrica; e Internet, menos. Pero confiamos en que con el tiempo esa brecha se vaya acortando. Para nosotros esto ha sido un verdadero cambio porque son pibes muy excluidos, y con su netbook yo los veo contentos. Esa esperanza también es muy importante.” El profesor de Historia entra al aula y Ezequiel apaga la música. La netbook quedó sobre el banco.
Informe: Rocío Magnani.
Compartir: 

Twitter